Cultura

El diseñador de vestuarios Paco Delgado: “Me gustaría que dijeran que ayudo a crear al personaje”

El diseñador de vestuario Paco Delgado ha confesado que le gustaría que dijeran de él y su trabajo “que ayudo a crear el personaje, envolverlo en una segunda piel que sería el vestuario”. El galardonado con el Premio Ricardo Franco – Academia de las Artes en la 21 edición del Festival de Málaga. Cine en Español recogerá su premio este domingo en el Teatro Cervantes.
En una entrevista-conversación con el director del Festival de Málaga, Juan Antonio Vigar, Delgado, que ha recibido dos nominaciones a los Oscars por ‘Los miserables’ y ‘La chica danesa’, ha puesto en valor el papel de los profesionales españoles en el cine internacional.
“De base el cine español no está tan mal. No tenemos presupuestos como en Hollywood pero la calidad del trabajo en España es bastante alto. Tenemos diseñadores de vestuarios impresionantes”, ha manifestado el canario. El galardón, que está planteado para premiar “a todo aquel que está detrás de la cámara”, según ha manifestado Vigar, lo recibirá este domingo en una gala en el Cervantes.
Para Delgado, el cine es “una evolución de contar historias, de pasar historias entre generaciones”. “Es la consecuencia técnica del señor que en las cavernas contaba una leyenda frente a la hoguera”, ha expresado. Así, tiene claro que lo más importante a la hora de plantearse trabajar en una película “es el guion”.
Paso a paso, ha explicado su proceso de trabajo. “Quiero saber cómo quiere contar el director la historia, ya que es ese señor frente a la hoguera. Después quiero hablar con el actor, porque trabajo con seres humanos. Yo no decido si una silla va de rojo, sino que es un actor el que va de rojo”, ha manifestado el diseñador.
Es por la importancia del vestuario en el proceso final de la película por la cual Delgado es un virtuoso de la investigación. “Me paso tres pueblos, me gusta seguir descubriendo, meterme en otros mundos, pensar que estamos hablando sobre unos mineros en Asturias y ver cómo se movían; y la siguiente en la Roma Antigua”, ha revelado, confesando que su gran miedo es “empezar a dibujar. El papel en blanco”.
Uno de los proyectos de los que está “más orgulloso” es ‘La Chica Danesa’ de Tom Hooper. “En una sociedad opresiva me parecía más interesante que fuese en invierno porque los colores son más opresivos”, por lo que le dijo a Hooper “desde el punto de vista del vestuario”, era mejor que “comenzase en invierno para envolver a los personajes en una coraza mucho más grande”. Precisamente uno de las razones por la cual tuvo buena acogida ‘La chica danesa’ fue por el vestuario.
“Con Eddie Redmayne ya había trabajado en ‘Los Miserables’ y teníamos una relación buena. Es un actor increíble que entiende todo el engranaje del cine, la importancia del vestuario. Como actor, interpretar un cambio de género debe ser muy duro, quitarte complejos de encima. El vestuario en un personaje así es importantísimo”, ha expresado el canario.
El último trabajo de Delgado ha sido ‘Un pliegue en el tiempo’, una superproducción de Disney que se ha estrenado en 2018 y con cuyo ofrecimiento alucinó: “Me sorprendió que me ofrecieran una película de este tipo. Fue un reto interesante y al mismo tiempo me dio miedo porque no sabía qué podía generar”.
“Cuando haces un vestuario, a veces no es el dibujo el que te trae al dibujo final. A lo mejor es una tela que tiene un movimiento, una textura. En ‘La Chica Danesa’ hemos utilizado lana porque tiene unas sensaciones táctiles diferentes a la segunda parte de la película, usando seda. El vestuario es un objeto tridimensional en movimiento”, ha expuesto.
A pesar de haber trabajado con grandes actores estadounidenses y españoles, Delgado no se considera “mitómano” a la hora de vestir a un artista, si bien se considera fan de Jane Fonda a la que no “querría vestir”. “Casi prefiero no tener el sueño de vestir a nadie”, ha apostillado.
El diseñador de vestuario ha confesado que cuando era joven los Oscars le parecían “lo peor” porque las películas eran “comerciales”, por lo que le interesaba “mucho más el europeo”. “Ahora mismo el cine de América ha cambiado mucho por la irrupción del cine indie y valoro mucho más el entretenimiento”, ha manifestado.
Hace seis años que Delgado no trabaja en una película española lo que, sin embargo, no le ha alejado de este cine, sino que “quiere hacer películas interesantes” ya sea de “cine español, americano o de Bosnia”.
También ha confesado que no le gustó “nada” ‘El hilo invisible’, la última premiada en los Oscars a mejor vestuario: “Hubo un momento en que apagué porque hay veces que no conectas con una película”.
Delgado ha aconsejado a todo el mundo “que se relaje”, ya sea en el mundo de la interpretación como en otro totalmente distinto. “Estoy aquí un poco sin buscarlo. Estudié física y lo dejé para empezar teatro”, pero el vestuario le parecía “la cosa más frívola”, ha expresado, añadiendo que cuando le ofrecieron ‘Los Miserables’ “aluciné de donde había venido todo esto: sólo había hecho una publicidad con Hooper, pero no pensé que me lo ofrecería”.
Sin ser una persona movida por la ambición, ha argumentado que lo que más quiere es “seguir trabajando de esto” porque “la gente que trabajamos en el cine somos unos privilegiados”. “Es una profesión increíble. Quiero que me lleguen buenos guiones, conocer épocas nuevas, ha subrayado.
BLANCANIEVES
El último proyecto español en el que ha participado Delgado fue ‘Blancanieves’ (2012), de Pablo Berger, una película muda y en blanco y negro que pensó “inviable”. “Me estaba inventando ideas en la cabeza para rechazarlas”, ha confesado, pero finalmente “hubo un momento en la conversación en la que pensaba que por favor me cogiese”.
Es el cine mudo una de sus grandes pasiones: “Me encanta”, ha expresado, añadiendo que está “muy orgulloso” por el premio recibido en Berlín y porque una de sus grandes ídolos, Catherine Deneuve, “se acercó para decirme que habíamos hecho una obra de arte”.
“A veces te pasan cosas increíbles como que te ofrezcan ‘Blancanieves'”, a dicho un orgulloso Delgado. Ha recordado que en ‘El diablo era mujer’ “descubres que todo el blanco y negro se basaba en el contraste”. El vestuario de ‘Blancanieves’ tiene un componente fuerte de coloraciones extremas para que se viera la diferencia”, ha expresado el artista canario, que ha dado una de las claves: “Te haces una carta de colores y aprendes”.
TRAYECTORIA
Paco Delgado (Lanzarote, 1965) empezó en el cine como ayudante de Sonia Grande en ‘La Celestina’ (1996). Su estreno como diseñador de vestuario se produce a las órdenes de Álex de la Iglesia en ‘La Comunidad’ (2000), con la que consigue su primera nominación a los Goya. Posteriormente se hace cargo del vestuario de ‘La mala educación’ (2004), su primera película con Pedro Almodóvar.
Dos años antes realizaría la primera película con el director que más ha trabajado con él, Álex de la Iglesia, con el filme ‘800 balas’ (2002), seguido de ‘Crimen Ferpecto’ (2004). Le seguirían ‘Reinas’ (2005), de Manuel Gómez Pereira; ‘Los aires difíciles’ (2006), de Gerardo Herrero; y ‘Guantanamera’ (2007), de Vicente Peñarrocha, antes de volver a trabajar con De la Iglesia con ‘Los crímenes de Oxford’ (2008). Ese mismo año realiza el vestuario de ‘Sexykiller, morirás por ella’ (2008) de Miguel Martí.
Su segunda nominación para los Goya fue con ‘Balada Triste de Trompeta’ (2010), con De la Iglesia. En 2010 también participa en ‘Una hora más en Canarias’, de David Serrano; y ‘Biutiful’, de Alejandro González Iñárritu.
Vuelve a coincidir con Almodóvar en ‘La piel que habito’ (2011), lo que le vale su tercera nominación a los Goya. Le llegaría el triunfo un año después con ‘Blancanieves’ (2012), con la que consiguió el primero.

mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *