Deportes

El Real Decreto reduce sensiblemente la diferencia en los ingresos audiovisuales entre los clubes de Primera

La diferencia en los ingresos por los derechos audiovisuales entre los clubes de LaLiga Santander se ha reducido ostensiblemente desde 2013 gracias a la entrada en vigor del Real Decreto que regularizó la venta de forma centralizada, bajado el ratio a 3,5 a 1 entre el que más recibe y el que menos, lo que permite «clubes más sostenibles» y una «competición más igualada y competitiva».

Según hizo público este jueves LaLiga, la diferencia entre el club que más ganó por ingresos televisivos en la temporada 2018-19 y el que menos fue de 3,5 a 1, mientras que en 2013 cuando Javier Tebas accedió a la presidencia de la patronal, cuando la negociación de los derechos audiovisuales se realizaba de forma individual, era de 9,4 a 1.

«Veníamos de niveles de diez veces de diferencia entre el que más y el que menos y ahora estamos en 3,5, y estimamos que no va a haber una situación para que la superemos», advirtió José Guerra, director de Operaciones de LaLiga, en una sesión informativa para los medios.

«Para nosotros, el resultado de esta nueva distribución nos ha permitido tener clubes sostenibles, lo que ha provocado que haya una competición más igualada y competitiva, además de seguir siendo competitivos en Europa», añadió Guerra.

Esta diferencia del 3,5 es la que «estableció» el propio Real Decreto, el cual tampoco indicó «ningún criterio para reducirlo». «Ni ahora existe esa necesidad», aclaró, puntualizando que sí se puede bajar pero que es «por un cálculo y no por obligación porque dependería de los resultados deportivos».

De este modo, según las cifras dadas a conocer por LaLiga, de los 1.420 millones ingresados en 2018-19, el FC Barcelona fue el que más recibió con 166,5 millones de euros, seguido por el Real Madrid (155,3) y el Atlético de Madrid (119,2), los tres únicos que superan los 100 millones.

Tras ellos, se posiciona el Sevilla (80,1), mientras que Huesca, Rayo Vallecano y Girona, los tres descendidos, ingresaron 44,2, 47,4 y 48,6, respectivamente, aunque deben recibir más cantidad del fondo de compensación.

José Guerra explicó como se realiza el reparto de los «ingresos netos» por los derechos audiovisuales, es decir todos los nacionales e internacionales que recibe de distintos contratos, menos los gastos que suponen la comercialización, producción y su gestión. Esto último podría «rondar en un 15 por ciento, quizá entre el 10 y el 12, pero habría que analizar las cuentas anuales», detalló.

LA IMPORTANCIA DE MANTENER EL PARTIDO DE LOS LUNES

De esta cantidad, el 90 por ciento es para LaLiga Santander, cuyos clubes reciben el 50 a partes iguales y un 25 en función de sus resultados deportivos, que se contabilizan teniendo en cuenta un porcentaje regulado por el RD por la posición final en la clasificación (17 por ciento para el campeón) y tomando en consideración también una ponderación por lo realizado en los cinco años anteriores al que se están distribuyendo estos ingresos.

El otro 25 por ciento restante sale de un concepto denominado implantación social donde un tercio es por el importe en abonos y taquilla, donde Guerra recordó que «se premia a los que hacen un buen trabajo para llenar su estadio, pero teniendo en cuenta los ingresos», y los dos tercios restantes por cómo trabaja cada club para generar valor a sus derechos.

Para este aspecto se tienen en cuenta las audiencias, tanto nacionales como internacionales, lo que para el director de Operaciones de LaLiga es «el único factor que evoluciona a lo largo de la temporada» porque hay que tener en cuenta los horarios, el día o que sea emitido en abierto o de pago.

En este sentido, Guerra reconoció la importancia de que la patronal pueda ganar en su confrontación con la RFEF sobre el partido de los lunes. «Uno de los grandes éxitos del valor de nuestros derechos audiovisuales es el de haber sido capaces de ocupar una gran franja horaria porque permite visibilidad y exposición en muchos países y que conozcan tu marca», declaró.

«Si se reduce, los derechos caerían drásticamente, por lo que perder el lunes podría tener un efecto muy importante», avisó el directivo que, por el contrario, no cree que jugar un partido fuera de España genere «una diferencia» muy sensible.

Guerra se refirió igualmente al reparto de los derechos por la Copa del Rey, donde un 22 por ciento era para el campeón y que se ponderaba igualmente que los resultados deportivos en el torneo doméstico, pero que dejarán ya de tenerlo en cuenta «en el siguiente ciclo» porque la RFEF se ha adjudicado su comercialización.

Además, los clubes también tienen obligaciones a la hora de repartir parte de este dinero ingresado y deben destinar un 1 por ciento para el resto del fútbol no profesional y otros deportes, para el CSD para el pago de la Seguridad Social de otros deportistas y para que la RFEF lo destine al fútbol aficionado, y un 3,5 para el fondo de compensación para cubrir los descensos de categoría.

Guerra manifestó que los clubes deben dar un 0,5 por ciento para el fútbol femenino, al que LaLiga lleva «apoyando hace mucho tiempo». «La RFEF nos ha pedido que nos quedemos al margen y que no interfiramos», reseñó.

En cuanto a LaLiga SmartBank, la diferencia también se ha reducido, del ratio 2,5 a 1 que existía en la campaña 2012-13 al 1,9 a 1 que existe desde la temporada 2016-17. El que más ingresó en 2018-19 fue el Málaga, 30 millones, seguido del Deportivo de La Coruña (24,7) y la UD Las Palmas (23,6), todos ellos descendidos en la 17-18 y con el abono del dinero del fondo de compensación. El Extremadura y el Rayo Majadahonda, con 5,6 millones, cierran esta tabla.

Los clubes de esta categoría reciben el 10 por ciento restante de los ingresos por estos derechos comerciales, con el 70 por ciento a partes iguales entre 22 equipos y no 20, por lo que hay que realizar un ajuste, teniendo en cuenta sólo los resultados deportivos de la liga regular y valorando únicamente la temporada anterior, y que la implantación social supone un 15 por ciento porque las audiencias necesitan «un análisis diferente», según José Guerra.

mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *