Blogs

Consejos para superar el miedo al dentista

Es necesario que las personas que padezcan de esta problemática pidan información y acudan un especialista

A lo largo de la vida se suelen ocasionar traumas debido a diferentes experiencias que no han sido positivas y que no se han digerido de la mejor forma posible. Un trauma se considera un evento ajeno a lo denominado como una experiencia normal. El trauma surge porque se ha sufrido un miedo de gran intensidad (terror) o porque la persona se ha sentido incapaz de manejar un peligro real o potencial.

Uno de los traumas o miedos más habituales es el de acudir al dentista. En ocasiones, este miedo puede ser infundado, es decir, cuando la persona nunca ha ido a un dentista pero tiene miedo de asistir. Esto se debe a que a que en su mente se han creado sucesos posibles a través de los miedos y vivencias de los demás, ya sea porque lo ha visto en un programa de la televisión o porque alguien le haya narrado su historia.

Otro de los motivos puede ser por una vivencia particular. En un momento de su vida, esta persona ha acudido a un dentista y la experiencia ha sido tan mala o desagradable debido al dolor, la incomodidad o el trato, que ha generado una aversión hacia este tipo de especialistas, evitando siempre acudir de nuevo. Esto último es muy peligroso, pues al dentista se debe acudir de manera regular al menos una vez al año.

El lado bueno de todo es que existen técnicas psicológicas que se pueden aplicar para esta situación y que harán que el paciente pueda volver a la consulta de un dentista de manera más normal, sin padecer tanta ansiedad. Lo primero que se debe tener en cuenta es que hay que acudir a un psicólogo experimentado que, a través de terapias y consejos, conseguirá erradicar ese temor sin sentido.

Consejos que dan los especialistas

Desde la clínica dental Muelle 3, localizada en Málaga centro, nos brindan una serie de consejos previos que se deben poner en práctica si se tiene miedo antes de acudir a la cita con un dentista:

Identificar la razón del trauma

Es importante reflexionar sobre por qué se ha producido ese miedo, si es por una experiencia propia o ajena. Si el usuario no es capaz de desenterrar la razón por sí mismo, debe acudir a un psicólogo para que lo ayude.

Pedir una cita informativa

Ir a una clínica dental a solicitar información puede ayudar a resolver muchas dudas y romper muchos mitos creados alrededor de los dentistas. Esto permite conocer el lugar, habituarse a él y ver cómo los pacientes que allí se encuentran salen del consultorio con tranquilidad.

Esto favorecerá la fluidez con la que el usuario asista a la consulta, ya que no es lo mismo acudir por primera vez para realizarse algún tratamiento que ir para una visita en la que solo se resolverán algunas dudas.

Buscar una clínica y un dentista de confianza

Se recomienda realizar una búsqueda entre amigos y familiares, o a través de la red. Es necesario que la persona acuda a un centro que le transmita paz y que el dentista que la atienda sea de confianza para que no se ponga más nerviosa.

Prepararse mentalmente

Una vez tomada la decisión y pedida la cita, hay que trabajar ciertas estrategias mentales para estar preparados y concienciados cuando llegue el momento. Siempre hay que procurar ir, sobre todo las primeras veces, acompañado de un amigo o familiar que sirva de apoyo y distracción durante el tiempo de permanencia.

Consejos para la cita

Una vez que se ha solicitado la cita y se asiste a ella, es aconsejable comentar y realizar ciertas cosas:

Comunicar el miedo en la consulta

No se debe sentir vergüenza, muchas personas lo padecen. Por eso es bueno hablarlo con el dentista, para que tenga cuidado y entre los dos se pueda realizar la consulta sin sobresaltos. Los especialistas suelen ser muy atentos en este tipo de casos, pues no quieren contribuir a aumentar el trauma. Cuando ellos conocen la situación, van comunicando con suavidad los pasos que efectúan en la boca.

Durante la espera

Pueden realizarse dos técnicas. La primera es la distracción: es decir, llevar música, un libro o hablar con la persona que acompaña, para así no pensar mucho en el proceso que se va a pasar.

Por otro lado, está también la concienciación: en la sala de espera, el usuario debe concentrarse en que se encuentra allí para exponerse a las emociones que esto le genera, intentando aceptarlas sin perder la calma.

A la salida pedir más información

Es normal tener miedo a ciertas cosas, por eso una vez finalice el tratamiento es bueno pedir más información sobre cuál será el siguiente paso y qué acciones conlleva la realización por parte del dentista. De esta forma el paciente puede prepararse mentalmente para la próxima visita.

mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *